“Cultura de la mediación” – Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación

Nos parece interesante seguir analizando un poco mas el Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación.

Muchas veces hemos oído que es necesaria “Una cultura de la mediación“. Una necesidad común en muchos países europeos que, a pesar de las normativas nacionales y del impulso de la Comisión Europea, siguen sin conseguir que la mediación sea una realidad a disposición del ciudadano.

Un estudio realizado en el año 2014 ya revelaba que la mediación, en la mayoría de los países de la UE, a excepción de Italia, Reino Unido, Holanda y Alemania, era un proceso muy poco conocido y de escasa aplicación o uso (menos de 2.000 mediaciones al año).  Así que se trata de una labor común de los estados miembros que deben llevar a cabo medidas eficaces e inmediatas para la difusión y desarrollo de la mediación.

España parece que, a través de este el Anteproyecto, se ha puesto a trabajar en serio y pretende implantar la mediación.

Algunas novedades a destacar:

  • Modifica el artículo 6 de la Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita, para introducir la mediación como prestación incluida en el derecho a la asistencia jurídica gratuita.

        El ciudadano con derecho a justicia gratuita podrá también optar a mediación gratuita

  • Establece, como obligación de las partes, un intento de mediación previa a la interposición de determinadas demandas o bien cuando el tribunal en el seno de un proceso considere conveniente que las partes acudan a esta figura.

        La obligatoriedad se refiere al “intento”, es decir, las partes deberán informarse e intentar una mediación pero el proceso sigue siendo voluntario por lo que si no desean continuar el proceso nadie les obligará a ello. No debemos olvidar que uno de los principios básicos de la mediación es la voluntariedad de las partes.

  • Se introduce un nuevo Capítulo IX al Título I del Libro II que llevará por rúbrica “De la mediación por derivación judicial”, que incluye dos nuevos artículos: 398 bis y 398 ter, relativos, respectivamente, a la derivación a un procedimiento de mediación durante la primera instancia y durante la segunda instancia de los procesos declarativos.

  • Se incluyen modificaciones introducidas en el régimen de las costas procesales, las destinadas para proteger la confidencialidad de los actos y documentos que formen parte de la negociación, así como la posibilidad de adoptar medidas cautelares cuando exista pacto, proceso o un acuerdo de mediación.

 

Habrá que seguir atentos a las novedades y seguir apostando por la mediación como “el mejor instrumento para preservar la relación entre las partes